El hecho, que además dejó 37 heridos, se produjo el 21 de marzo cuando una multitud pugnaba por entrar en el recinto del velatorio, que ya estaba abarrotado de seguidores y familiares de John Magufuli

 

Decenas de miles de personas se acercaron el pasado 21 de marzo al Estadio Uhuru en Dar es Salam, en Tanzania, para acudir al velatorio de quien supo ser su líder desde 2015, el presidente John Magufuli de 61 años, fallecido el pasado 17 de marzo de forma inesperada.

Durante el servicio un grupo de personas intentó entrar por la fuerza al recinto, ya abarrotado, para rendir sus últimos respetos, lo que causó que 45 personas murieran y 37 resultaran heridas al caer y ser pisoteadas por la multitud. Entre los fallecidos hay niños y varios miembros de la misma familia.

Mucho se especula sobre la muerte de Magufuli. Las fuentes oficiales del gobiernos declaran que el presidente falleció el pasado miércoles por un problema cardíaco, mientras que la oposición asegura que contrajo la covid-19.

En las imágenes difundidas de los tanzanios gritando y llorando la muerte de su líder, se podía observar que entre los presentes muy pocas personas llevaban máscaras como forma de protección. Algunas personas incluso parecían desmayarse a pocos pies del féretro, antes de ser socorridas por los paramédicos.

Tanzania fue noticia cuando el pasado mayo, el entonces presidente Magufuli declaró que Tanzania ya era libre de covid-19, gracias a la oración y el rezo, y para la que nunca solicitó vacunas o adoptó ninguna restricción. Fue uno de los mandatarios más escépticos respecto a la pandemia del covid-19.