Por EUROPA PRESS

PUERTO PRINCIPE.- Las delegaciones de Naciones Unidas y de Estados Unidos han tenido que abandonar el funeral del presidente de Haití Jovenel Moïse por el estallido de disparos en medio del evento, informa el diario estadounidense ‘Miami Herald’.

De acuerdo con la enviada especial del medio, la delegación de Estados Unidos, encabezada por la embajadora de Estados Unidos en Naciones Unidas, Linda Thomas Greenfield, interrumpió su visita después de que se escucharan disparos cuando el funeral comenzaba alrededor de las 10.00 horas (hora local).

Momentos después, la representante especial de Naciones Unidas en Haití, Helen La Lime, abandonó el lugar con su comitiva, de acuerdo con el mismo medio.

Momentos antes de que comenzara el funeral, la multitud comenzó a insultar al jefe de la Policía Nacional, Léon Charles, al grito de «asesino», al tiempo que la Policía empleó gases lacrimógenos para dispersar a los concentrados en barricadas de neumáticos en llamas, situados en las inmediaciones del funeral, según el recuento de ‘Gazette Haiti’.

El funeral se ha iniciado un día después de que Cabo Haitiano fuera escenario de tensiones y protestas, en algunas de las cuales se levantaron barricadas, sin que por el momento las autoridades hayan facilitado un balance de posibles víctimas o detenidos, según la agencia haitiana Alter Presse.

Las protestas estuvieron protagonizadas por personas que reclamaron «justicia» tras el asesinato de Moïse, después de que el nuevo primer ministro, Ariel Henry, llegara a la ciudad para participar en las exequias, en las que ha participado la viuda de Moïse, Martine Moïse, quien resultó gravemente herida durante el ataque.

La mujer aseguró durante su comparencia en el funeral que no busca venganza por el magnicidio, sino que solo desea que se haga justicia que no desea venganza por el magnicidio de su esposo, solo desea que se haga justicia, e instó a la población a no caer en el miedo, según informa la cadena TeleSur.