CIUDAD MEXICO.- Al menos una persona ha muerto la noche del martes en el estado de Guerrero después de que un poste del tendido eléctrico cayera sobre ella como consecuencia del terremoto de magnitud 7,1 en la escala Richter que ha sacudido el sur y el centro de México, cuyo epicentro ha tenido lugar cerca del puerto de Acapulco.

El gobernador del estado de Guerrero, Héctor Astudillo, ha confirmado la noticia de la muerte de este hombre en el municipio de Coyuca de Benítez, una zona costera del Pacífico, que ha sufrido algunos desperfectos.

Por el momento, las autoridades han señalado que no se han producido grandes destrozos, salvo la caída de mobiliario urbano, el colapso de algunas carreteras o algunos cortes en el sistema eléctricos, o breves interrupciones en el transporte público, como en Ciudad de México, donde centenares de personas han salido de sus casas después de que se decretara la alerta sísmica.

Antes de conocerse la muerte de esta persona en Guerrero, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se ha dirigido al país en un vídeo publicado en redes sociales para informar de que no se habían notificado daños importantes ni en la capital ni en el sur del país, donde más se ha dejado sentir el temblor.